No hay igualdad de género en el Gobierno de Salta

0
553
Gustavo Saenz y su gabinete

En los cargos del Gobierno de la Provincia de Salta, no hay igualdad de género. Así surge del estudio “Mujeres y función pública. El caso de la Provincia de Salta” de la investigadora Luciana Módica que aquí publicamos.

Ministerios, Secretarías y Subsecretarías

En su informe, Luciana Módica destacó que de las doce dependencias de mayor jerarquía administrativa relevadas (nueve ministerios, una secretaría, y dos cooridnaciones), sólo hay una mujer a cargo, la Ministra de Desarrollo Social, Verónica Figueroa, lo que equivale a una representación femenina del 8,3 %

En relación a las 41 Secretarías que integran el Poder Ejecutivo, el informe destaca que solo 16 son dirigidas por mujeres, esto es una representación femenina equivalente al 39,02%.

En el caso de las subsecretarías, sólo 20 de las 56 existentes tienen como su titular a una mujer, esto es un porcentaje de representación femenina del 35,71 %

La Coordinación Administrativa y el Ministerio de Seguridad las áreas de mayor desigualdad

El informe que aquí publicamos revela que la Coordinación Administrativa a cargo de Nicolás Demitrópulos y el Ministerio de Seguridad, a cargo de Juan Manuel Pulleiro son las áreas de gobierno con mayor desigualdad en materia de género. Todas las secretarías y subsecretarías que las componen están ocupadas en su totalidad por varones. En la misma situación se encuentra la Coordinación de Enlace y Relaciones Políticas a cargo de Pablo Outes, que sólo cuenta con una mujer como subsecretaria.

En contraposición a estas áreas,  se ubica el Ministerio de Salud Pública que tiene un 80 % de mujeres en sus secretarías y un 60 % en sus subsecretarías.

Por su parte, las áreas que registran un estándar adecuado en materia de paridad de género, son las del Ministerio de Desarrollo Social, Turismo y Deportes e Infraestructura, que tienen igual cantidad de mujeres y varones a cargo de las secretarías que las componen.

Las razones de la disparidad

Para poder comprender las razones de las variaciones entre los distintos ministerios en materia de representación política de mujeres, Luciana Módico clasificó a las dependencias administrativas según el tipo de actividad que desarrollan en tres categorías, “reproducción”, “producción” y “preservación del sistema“, siguiendo así  el modelo de análisis propuesto por el Equipo Latinoamericano de Justicia y Género para analizar la división del trabajo de las comisiones parlamentarias.

“Reproducción” comprende aquellas temáticas relacionadas con las tareas de cuidado que históricamente se asignan a las mujeres, tales como políticas, sociales, niñez, familia, salud, educación, cultura, vivienda, medio ambiente, consumidores y asistencia social y se encuentran relacionadas con el Ministerio de Desarrollo Social, de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología y el Ministerio de Salud Pública, que son los espacios en donde las mujeres ocupan mayores cargos.

“Producción” comprende las actividades relacionadas con la economía, el presupuesto, el mundo laboral, las obras públicas, la industria y el comercio y se vinculan con los Ministerios de Economía y Servicios Públicos, Producción y Desarrollo Sustentable, Turismo y Deportes, Miniesterio de Seguridad e Infraestructura.

Por último “Preservación del sistema”, comprende temas vinculados con el orden institucional, la administración, y el gobierno en modo general, y se relaciona con la actividad desplegada por el Ministerio de Gobierno y Derechos Humanos, la Secretaría General de la Gobernación y las Coordinaciones Administrativa y de Enlace y Relaciones Políticas.

Señala Luciana Módica que “al agrupar los ministerios por temas, es posible identificar una evidente división sexual del trabajo entre las distintas dependencias administrativas.”

Las áreas de producción y las de preservación del sistema, que se encuentran asociadas a los masculino, son 100% dirigidas por varones y  en las áreas vinculadas a la reproducción del trabajo, las mujeres ocupan más puestos ejecutivos de designación que los varones.

“En este caso, se explica el aumento de la representación política de las mujeres ya que son áreas “feminizadas” (como es el caso del Ministerio de Desarrollo Social, el de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología, y el de Salud Pública) profundizando en el estereotipo de género que vincula a las mujeres estrictamente con las tareas de cuidado”, concluye Luciana Módica en su informe.

Informe: “Mujeres y Función Publica, el caso de la Provincia de Salta”