Luego de ser intimado, el Intendente Miguel Isa accedió a conformar la Junta de la Transparencia

0
97

Luego de la intimación que realizamos el pasado 19 de marzo, el intendente Miguel Isa resolvió designar mediante decreto a quiénes integrarán la Junta de la Transparencia en representación del Departamento Ejecutivo Municipal, del Tribunal de Cuentas y del Tribunal Administrativo de Faltas.

A un resta, sin embargo, que el Concejo Deliberante designe  a sus representantes para que esta Junta pueda finalmente funcionar. Debe resaltarse que éste órgano es el encargado de controlar el cumplimiento de las disposiciones sobre transparencia en el ámbito de la Municipalidad.
 

La Ordenanza de la Transparencia y la reticencia de las autoridades municipales a acatar sus disposiciones

Lograr que la Municipalidad de la Ciudad de Salta cumpla las disposiciones de la Ordenanza de la Transparencia es una tarea difícil. Quiénes hacemos Salta Transparente desde el año 2.012 que trabajamos para conseguirlo.

La omisión del Intendente en reglamentar la Ordenanza

La Ordenanza en cuestión fue promulgada el 26 de julio de 2.010 y debía ser reglamentada por el Intendente en un plazo de 90 días.

Ante el incumplimiento de esta obligación, solicitamos el 31 de agosto de 2.012 al Intendente Miguel Isa, que en un plazo de diez días hábiles, arbitre los medios que resulten necesarios para el dictado del correspondiente decreto, ello bajo apercibimiento de iniciar acciones judiciales y de formular la correspondiente denuncia penal.

El Intendente accedió a hacerlo y dictó el 12 de septiembre de 2.012 el decreto reglamentario Nº 737/12.

La omisión del Intendente en constituir la Junta de la Transparencia

La Ordenanza 13.930 prevé a su vez la creación de la Junta de la Transparencia.

La misma debe estar conformada por un representante del Tribunal de Cuentas, un representante del Tribunal de Faltas, tres representantes del Concejo Deliberante. Debe contar también con representación sindical.

Las funciones de esta Junta son fiscalizar en el ámbito de la Municipalidad el cumplimiento de las normas sobre transparencia y acceso a la información pública y aplicar sanciones a los funcionarios que no publican la información que debe estar obligatoriamente disponible en internet o que no responden a los pedidos de información  que se les formule.

A pesar de que éste órgano es fundamental para garantizar la transparencia en el ámbito de la Municipalidad, nunca fue puesto en funciones.

Ante una consulta que efectuamos, la Procuración General de la Municipalidad nos informó en diciembre de 2.012 que se habían girado notas a los respectivos órganos a fin de procurar su conformación pero según pudimos constatar en enero de 2.014, la Junta de la Transparencia no había sido en aquel entonces constituida.

Por tal razón realizamos el viernes 24 de enero una presentación mediante la cual solicitamos al Intendente Miguel Isa, bajo apercibimiento de iniciar acciones judiciales, la conformación de la Junta de la Transparencia.

Ante la falta de respuesta reiteramos nuestra petición el 19 de marzo pasado.

El día 31 de marzo la Procuración General de la Municipalidad resolvió notificarnos que mediante el Decreto Nº 267 que lleva fecha 13 de marzo, el Ejecutivo Municipal designó a quiénes representarán ante la Junta de la Transparencia al Departamento Ejecutivo Municipal, al Tribunal de Cuentas y al Tribunal Administrativo de Faltas.

En los considerandos del decreto al que tuvimos acceso, se dejo expresa constancia que hasta la fecha el Concejo Deliberante no había designado a sus representantes.

En el día de hoy solicitamos al Presidente del Concejo Deliberante que arbitre los medios necesarios a fin de que se designen sus representantes ya que sin su participación la Junta no puede funcionar.

La omisión de publicar información en las páginas webs oficiales

La Ordenanza de la Transparencia establece también que es obligación de la Municipalidad publicar y mantener actualizado en su página web información sobre el sueldo del intendente y el de los funcionarios que integran la planta política superior, información sobre el presupuesto y su ejecución, sobre contratos y adjudicaciones, resultados de auditorías, etc. La misma obligación tienen el Concejo Deliberante y los demás órganos municipales. Sin embargo una simple visita a sus páginas webs permite basta para constatar que tales disposiciones no se cumplen o se cumplen de manera deficiente.
Sobre este punto hemos realizado distintos requerimientos sin resultado positivo hasta el momento.

 La Municipalidad de la Ciudad de Salta y la Cultura del Secreto

A cuatro años de promulgada la Ordenanza de la Transparencia sus disposiciones son aún letra muerta. Las peticiones de informes que realizamos rara vez son respondidas en los plazos que establecen sus disposiciones y en más de una oportunidad nos vimos en la necesidad de realizar reiteraciones e intimaciones a los funcionarios remisos en brindar información.
La falta de reglamentación de la ordenanza en su momento por parte del Intendente y la omisión de constituir el órgano que debe controlar su cumplimiento revela lo enquistado que está en nuestros funcionarios la cultura del secreto.
De manera reciente, la Corte Suprema de Justicia de la Nación afirmó que la información pertenece a las personas y no al Estado y que el acceso a ella no se debe a una gracia o favor del gobierno.
Señaló también que el Estado y las instituciones públicas deben respetar y garantizar el acceso a la información a todas las personas y que es su obligación promover una cultura de transparencia en la sociedad y en el sector público.
A lo expresado por la Corte cabe agregar que cuando esto último no sucede, es obligación ciudadana exigirlo.
Seguiremos informando.