Monner Sans: “Yo nací con un tic nervioso contra la corrupción, yo no entiendo a la gente que hace dinero sin la virtud del trabajo”

0
40
Ricardo Monner Sans, referente de la lucha contra la corrupción en Argentina, fue entrevistado por Gonzalo Guzmán, el pasado viernes en el programa Salta Transparente que se emite los viernes a las 22,00 por la señal de aire de Canal 2-
Se le consultó si el sistema de Declaraciones Juradas de Bienes de los Funcionarios, tanto a Nivel Nacional, como provincial, es efectivo como mecanismo preventivo contra la corrupción.
“Es la pregunta del millón, – señaló el prestigioso abogado. Habida cuenta que la Argentina declama ser República, Cosa Pública, habida cuenta de que Salta, en su constitución provincial, recoge aquella idea que la soberanía reside en el pueblo, y que la ejerce a través de sus representantes y de sus autoridades legítimamente constituidas, desde un punto de vista absolutamente democráticamente el sistema de las declaraciones juradas en el fondo no debería existir, si la transparencia fuera la norma del quehacer de nuestros gobernantes. Lo que está ocurriendo es que como no lo es, estamos encontrando formulas oblicuas para estrechar caminos y no creo que hayan sido lo suficientemente eficaces.”
Respecto del derecho de acceso a la información pública en la República Argentina señaló:
“He visto que diputados y senadores nacionales que han solicitado al Poder Ejecutivo Nacional informes sobre determinados temas, y que el Poder Ejecutivo Nacional haciendo gala de buena educación no les ha contestado, han tenido que recurrir a los tribunales argentinos para por vía del recurso de amparo que dura entre pitos y flautas, un año y medio, dos años, hacerse de la información los diputados nacionales. Pero lo que no puede ocurrir, es que si volvemos a recuperar la idea de república – cosa publica, la cosa no sea tan espontáneamente publica, y entonces tenga que transitarse, estas normas, que además son rengas, que además son rengas porque por ejemplo, en la norma local de ustedes, por el derecho a la información, no está nada previsto en punto a que ocurre si no se concede la información solicitada.”
Gonzalo Guzmán: – Efectivamente Dr. La norma que tenemos sobre acceso a la información pública es deficiente, además que le da un plazo demasiado amplio a la Provincia, 30 días hábiles para contestar los pedidos. Me he visto en la obligación de presentar acciones de amparos ante la falta de información y la Fiscalía de Estado cuando responde los amparos, cuestiona que sea el amparo la vía que tiene el ciudadano ante la negativa o el silencio de la Administración, es una verdadera lucha la que tenemos en salta
Monner Sans:  “No le puedo creer que la Fiscalía de Estado de la Provincia diga que frustrada la vía del derecho  de acceso a la información, no sea correcta la vía del recurso judicial del amparo. Un aplauso a la clandestinidad.”
La lucha contra la corrupción en Argentina
Monner Sans: “(Hoy) es mucho más difícil la lucha contra la corrupción”
G.G. – Una pregunta ingenua: ¿Por que cree que las denuncias de corrupción no prosperan en nuestro país? ¿Tenemos malas leyes, tenemos malos jueces, las instituciones no funcionan?
M.S.: – Primer y principal, su pregunta no es ingenua, es terrible, porque yo creo que, a mi modo de ver, confluyen diversas circunstancias. Es decir, si el Poder Judicial e mi País, que nace débil ya en la concepción de Alberdi, sin embargo se encargado de ahondar su propia debilidad, no tiene presupuesto propio, tiene temor, temor hacia el Poder Ejecutivo y entonces, con o sin retribuciones – creo que se entiende lo que quiero decir- el miedo es superior, o la ocultación del derecho a la verdad, y si bien es cierto que ni Ud. ni yo, votamos a los jueces, si su nacimiento es indirectamente democrático y por lo tanto es un modo de la manifestación de la soberanía del pueblo. Ahora si ud. me plantea, retornada a la democracia en 1983, luego de que uno estuvo comprometido en la lucha contra el horror, en 1983 para acá, lo que ocurrió es gravísimo: (Un) acostumbramiento a que el delito de cuello blanco es un delito posible. Si el delito de cuello blanco, es un delito posible, si los de arriba, ocultándose porque una mano lava a la otra, dan esas señales, porqué hacia abajo no tenemos una respuesta muy clara en punto a los delitos de sangre, más droga..entonces uno se encuentra que la respuesta a los que Ud. llamó la ingenua pregunta, es mucho más difícil …yo me acuerdo cuando pudimos meter preso a Carlitos Saúl, luego de haber iniciado en 1995 la causa por la venta ilegal de armas, aquella que se sentenció el año pasado diciéndose que hubo contrabando, pero que no se han descubierto los contrabandistas, una de las cosas más bellas de la historia del derecho argentino, si uno compara aquel momento con este nuestro tiempo, hay una especie de..como el fin justifica los medios, y como la gente tiene hambre, y como la gente siente la inseguridad como cosa tocante, es mucho más difícil, es mucho más difícil la lucha contra la corrupción. Y esto lo digo mirando a oficialismos, sino también a sectores de la oposición.
GG: – ¿Ha sido gratificante esa tarea que ud ha asumido de controlador, de fiscal, ha sentido desánimo en alguna oportunidad?
M.S: “- Yo nací con un tic nervioso contra la corrupción, yo no entiendo la gente que hace dinero sin la virtud del trabajo, y esto abarca no solo a los sectores del poder político, eh? Cuidado. Y esa lucha, por supuesto. Teléfonos pinchados… (etc) … si Ud. me preguntara si hubo algún momento de desaliento, mire yo le podría decir dos ejemplos que a uno lo han fortalecido, uno es el andar de la gente por la calle que no lo conoce a uno, porque el que  a uno lo conoce y le da la mano, puede uno pensar que es en función de la amistad, pero el hombre y la mujer desconocidos que le dan la mano, bueno, es una gratificación.”
“La otra gratificación fue el fallo del año pasado, en ese de contrabando sin contrabandistas, cuando denuncié el 15 de marzo del 95 la venta ilegal de armas. El único hombre que estuvo del lado opuesto a los enjuiciados, a sus abogados ya sus familiares, fui yo. Lo pensé un momento, porque pensé que me podría ocurrir algún traspié de alguien, que luego de declararse absuelto viniera a una actitud hostil…Nunca vi, como la prensa escrita, orral y televisa, tenia mas interés en conversar conmigo que con los inocentes. Por algo será.”